Una visión personal del autor

El Tuit de José Peñín

El lunes 9 de mayo visité el 17 salón de vinos de Madrid organizado por su consejo regulador. Y estando allí coincidí con José Peñín (presidente fundador de la Guía Peñín, presidente del Sindicato del Gusto y presidente de la Asociación Española de Gastronomía y Nutrición) que estando yo de espaldas en un corrillo con mis antiguos profesores de la escuela de la vid me reconoció y llamó mi atención. Se presentó y me transmitió su interés por conocer los viñedos del valle del Jarama.

Al final la visita se realizó el pasado miércoles 25 de mayo. Quedamos en la plaza del ayuntamiento y desde allí fuimos a visitar las viñas que tengo arrendadas en el valle del Jarama en dos parajes distintos, los Llanos y la Ermita.

Enseguida aprecié de su enorme curiosidad por conocer el terruño arenoso granítico donde observaba la proporción de mica, cuarzo y feldespato la dureza de la roca y la existencia y participación de la arcilla de ambos parajes. Durante todo el recorrido pude disfrutar de su enriquecedor y agradable conocimiento empírico sobre el surgimiento de nuevas zonas vinícolas de calidad por la influencia del terruño, la altitud, clima, orografía y la personalidad de sus autores.

Tras varios ejemplos acabamos profundizando con el caso de la sierra Oeste de Madrid (un modelo para la del Norte). El cual él fue su mayor impulsor. Y a sus primeras guías me remito que año tras año reclamaba inversiones que en la actualidad ya se han hecho realidad, como los ejemplos de Bernabeleva, Bodega Marañones, Las Moradas de San Martín, seguido de la nueva ola de jóvenes viticultores que descubren parajes únicos que a lo borgoñés los convierten en placenteros vinos como los increíbles miembros de Comando G. 4 Monos, Miguel Santiago … Y la influencia en las vecinas zonas de la sierra de Gredos de Méntrida (Toledo) y Ávila con su corriente naturista muy apreciada.

Me contaba José Peñín el día que Telmo Rodríguez se presentó en su despacho interesándose por la viticultura de la zona de la sierra Oeste de San Martín de Valdeiglesias y la preocupación que mostró por lo que en aquella época, una mala pigmentación del vino, era considerado una penalización y como un mago de la enología llamado Raúl Pérez resolvió para la bodega Bernabeleva y abrió un camino por donde ahora transitan casi todas las bodegas. Donde una baja capa cromática no es considerado un defecto.

La visita transcurrió dentro de un ambiente de inmenso placer ya que me permitió que le realizara múltiples preguntas hasta quedar satisfecha mi curiosidad que él explicaba de forma casi paternal y así hasta que sin darnos cuenta el reloj nos sorprendió y nos mandó regresar al pueblo con premura. Una vez allí catamos el vino en el hospitalario restaurante El Puntito de El Molar.

Casi no tuvimos tiempo de disfrutar de las apetecibles tapas que nos sirvieron tras catar Uvas Veloces 2015 pues la agenda le reclamaba para asistir a una importante cita con Jordi Segura y las copas Riedel. Y fue al día siguiente cuando José Peñín publicó su tuit que ahora comparto con todos los que habéis apostado por esta zona y por este vino que si no habías recibido ya os llegará esta próxima semana.

“Profundo, terruño, garnacha mineral muy borgoñón excelente”